El padre y el hijo

Un anciano de unos cincuenta y cinco años camina por el claustro acompañado de su hijo. El chaval no debe tener más de doce. Acaban de conocerse.
El joven mira a su padre con el asombro del que ve a un gigante blandir un arma mientras el anciano acaricia con la palma de su mano el perfil izquierdo del niño.
Es sobre todo el padre quien habla. Le cuenta planes, le cuenta historias, le dice cómo se debe actuar y apenas lo conoce.
Le cuenta que haría bien en dedicarse a la vida eclesiástica pero el niño, pese a su juventud,  hace ya tiempo que presta mucha más atención a las historias de la guerra, a la defensa heroica de un sueño y a la épica gestación de los imperios legendarios.
Una de sus historias preferidas es aquella que protagonizaron los griegos, “fundadores de Europa”, cerca de las costas de Salamina y en los alrededores de Platea  frente a los persas.
Su padre le pregunta sabiamente:
– ¿Cómo se llaman esas guerras, hijo?
– Las Guerras Médicas, padre.
– Mmm… yo hablé una vez con un amigo nacido en Susa y se refiere a esas guerras como las Guerras Griegas.
El niño, contrariado pese al estudio de los acontecimientos y a su madurez intelectual no sabía a dónde quería llegar su padre.
– ¿Qué es lo importante de esas guerras?
– Que ganaron los griegos…la defensa de la democracia frente a la tiranía.

El padre sonríe. Envidia la luz y la inocencia que emana su hijo. Se limita a decir: “Sigue estudiando hijo mío, estudia mucho y serás un gran hombre”.
En Yuste, Cáceres, ha comenzado a anochecer.

El anciano de cincuenta y cinco años es el otrora Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de Castilla, Aragón y Navarra. También han llamado César a Carlos V de Alemania y I de España.
Su hijo es  Juan de Austria,  llamado a comandar la Liga Santa formada por España, Venecia, Génova y los Estados Pontificios, que obtendrá una victoria de la misma importancia que la de sus admirados griegos casi en el mismo lugar, casi con las mismas personas, casi dos mil años después que ellos en la batalla del golfo de Lepanto el 7 de octubre de 1571.

Anuncios

2 pensamientos en “El padre y el hijo

  1. Carlos dice:

    Hola! Enhorabuena por el post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: