El Danubio, Valdés Leal y Song of the Gulls

Cruzando el bajo Danubio a su paso por el sur de los Cárpatos, ya metidos en el valle de Valaquia se puede oir el estridente canto de las gaviotas pidiendo paso por las Puertas de Hierro. La belleza es descomunal, el impacto es duradero y las sensaciones equívocas. Aunque ahora no esté, uno no puede dejar de ver la tábula de Trajano y a las legiones romanas cruzando el río para conquistar a los dacios. Mientras eso ocurre el emperador hispano me habla de su origen y comienza a anocher. Y de repente todo lo que antes era deleite y bienestar se torna desazón y pesadumbre. Me llama Valdés Leal desde su In Ictu Oculi y me cuenta que el Finis Gloriae Mundi ya nos toca. Me insiste en lo pasajero del viaje y en lo banal del pasajero. Pepe Hierro me dice que todo es afluyente eco de la nada, pero yo me esfuerzo en abrazarme a lo eterno y escucho la canción de la gaviotas.

King Crimson: Prelude Song of the Gulls

El Danubio. Las Puertas de Hierro.puertas de hierro

La Tábula de Trajano.

tábula trajana

Valdés Leal. In ictu Oculi.

in ictu oculi

Valdés Leal. Finis Gloriae Mundi

finis gloriae mundi

King Crimson. Islands.

islands

 

Anuncios

Un pensamiento en “El Danubio, Valdés Leal y Song of the Gulls

  1. Anónimo dice:

    cruzar el DANUBIO escuchando los cantos gavioteros y milaneros debe ser algo especial, lo peor es que te puedes enamorarte del paisaje y quedarte eternamente con las gaviotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: